Recyclia vuelve a superar su récord de recogida de residuos en 2017

Recyclia celebró ayer en Madrid la comida de prensa que cada año organiza para hacer balance y resumen de la labor realizada durante el pasado año. De los últimos 12 meses, José Pérez, consejero delegado de Recyclia, destacó que “el 2017 refleja no sólo una buena actividad, sino un resultado objetivo que se traduce en las 32.786 toneladas de residuos electrónicos gestionados entre todas las fundaciones”.

Entre estas toneladas, destacan las recogidas por Ecolum, entidad dedicada a la gestión de residuos de iluminación, que se incorporó el año pasado a Recyclia, donde han logrado aumentar un 82% el volumen de kg recogidos.

La cifra de toneladas recogidas supone un 15% más que en 2016, con los que la plataforma bate un nuevo récord en recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

También el número de fabricantes e importadores adheridos han aumentado, alcanzando las 1.354 empresas. Esto supone que de cada cuatro aparatos domésticos que se pone en el mercado, uno está comercializado por una empresa adherida a Recyclia, cifra que aumenta a uno de cada dos aparatos si hablamos del ámbito profesional.

Por su parte, el número de puntos de recogida de RAEE y pilas de la entidad ha crecido de manera exponencial durante 2017, alcanzando los 54.200, lo que consolida su red como la más extensa del país. Para José Pérez este punto es vital, “cuando me preguntan cuáles son las barreras para el reciclaje siempre señalo que hay que informar, pero también que hay que ponérselo fácil al usuario. Y para ello hay que tener una gran capilaridad de puntos”.

En cuanto a la recogida de pilas, Ecopilas ha conseguido superar la frontera de las 3.000 toneladas, lo que les sitúa a cuatro puntos porcentuales del objetivo legal marcado del 45%. Según indica Pérez, “estamos contentos con los resultados. El reto era muy alto, ya que antes el objetivo legal era el 20%. Aun así, contamos con cifras muy positivas y seguimos trabajando para alcanzar el objetivo”.

De cara al futuro la entidad continuará trabajando para aumentar la capilaridad para alcanzar un ratio en pilas de un contenedor por cada 700 habitantes, seguirá trabajando en labores de educación y comunicación, presionando para tener un cuadro normativo de seguridad jurídica y como novedad, participando en proyectos europeos donde analizan no sólo planes para fomentar el reciclaje entre los usuarios, sino la reutilización de los residuos para que acaben de nuevo en los sistemas de producción.