La innovación y la sostenibilidad, entre los factores que están impulsando las ventas de gama blanca en 2018

Las ventas de electrodomésticos de gama blanca está presentando un comportamiento muy positivo en 2018, con crecimientos interanuales en las ventas que alcanzaron hasta el 12% durante el mes de abril.

Entre los motivos de este incremento podrían encontrarse la recuperación del sector de la vivienda, la salida de la crisis y el aumento del poder adquisitivo de los consumidores, pero también está teniendo una gran incidencia el interés de los usuarios por hacerse con aparatos más innovadores en el terreno de la tecnología, más eficientes y, por lo tanto, más sostenibles.

Ahorro energético

El factor medioambiental se está convirtiendo en un elemento importante en la decisión de compra. Y es que, aunque el presupuesto del usuario no sea muy elevado, conviene tener en cuenta la posibilidad de hacerse con electrodomésticos eficientes, algo más caros de entrada, pero que suponen a la larga un ahorro económico al reducir la factura energética considerablemente.

En este sentido, recientes estudios revelan que la demanda de electrodomésticos eficientes en España está en auge, con crecimientos que rondan el 7% en 2017. No en vano, la sustitución de electrodomésticos de más de 10 años por aparatos de alta clasificación energética (A++ o A+++) puede suponer un ahorro de hasta 500 euros anuales en la factura de la luz, según la antigüedad del electrodoméstico sustituido y la clase energética del nuevo aparato. Una cifra que parece que no deja de aumentar si se tienen en cuenta los precios récord que está alcanzando la luz en los últimos meses.

Últimas tendencias

La innovación también es un motivo para muchos consumidores a la hora de decidirse a renovar sus electrodomésticos. Los que no tengan ninguna limitación económica, pueden elegir entre una amplia gama de electrodomésticos que cuentan con las prestaciones tecnológicas más avanzadas, como la conectividad, y que responden a las últimas tendencias.

En el caso de los frigoríficos, los modelos cuyas ventas están creciendo más en los últimos meses son los de gran capacidad con dos o tres puertas, y con botelleros y dispensadores de bebida o hielo integrados. Los aparatos que disfrutan de conectividad permiten incluso ver desde un dispositivo móvil los alimentos que faltan y ordenar su compra de forma automatizada.

Los últimos hornos del mercado funcionan de manera casi autónoma e incorporan cocciones como el vapor, más saludable. Asociados a una app pueden precalentarse remotamente, entre otras muchas funciones.

Encimeras y campanas evolucionan también hacia una mayor integración, conectividad y flexibilidad. Los modelos más avanzados permiten total libertad a la hora de colocar el recipiente. En el caso de las campanas, se vuelven casi invisibles.

Finalmente, la gama de lavado incorpora tecnologías que perfeccionan la higiene y ofrecen flexibilidad en las cargas, además de poderse controlar remotamente gracias a los beneficios de la conectividad.

Equipar una cocina a la última puede salir más caro pero las contraprestaciones en términos de comodidad y confort son innegables.