Entrevista con David Molina De Ramón, coordinador técnico de Anfel

Entrevista con David Molina De Ramón, coordinador técnico de Anfel

David Molina De Ramón, coordinador técnico de AnfelOtra de las empresas que ha colaborado en el informe sobre SATS y empresas de recambios de electrodomésticos, que publicamos en nuestra revista Marrón y Blanco de marzo ha sido Anfel.

¿Cómo ve el presente y el futuro del servicio postventa?

Después del prolongado período de crisis, somos moderadamente optimistas. En los últimos años los servicios técnicos oficiales de nuestros asociados han conocido de primera mano situaciones de electrodomésticos que no se reparaban a pesar de no funcionar correctamente: encimeras con uno o más fuegos fuera de uso, hornos no utilizados por avería, etc. Actualmente se empieza a ver un cambio en esa tendencia, positivo porque como se sabe una avería menor en un aparato puede derivar en una de mayor gravedad y por consiguiente mayor coste, o incluso en la necesidad de adquirir uno nuevo.

¿Cuáles deben ser los objetivos prioritarios de cualquier SAT?

Principalmente una resolución profesional, rápida y eficaz de la avería. El coste de la reparación también es un aspecto clave. El usuario reclama cada vez más una atención en un plazo y con una calidad adecuada, y cuando acude a un servicio técnico oficial lo considera una extensión más de la marca. Espera una calidad de servicio acorde con la marca, es decir, que se cumplan las expectativas que depositó en la misma. El servicio técnico oficial del fabricante garantiza una adecuada formación, equipamiento y experiencia de sus técnicos, la utilización de piezas originales y tarifas competitivas en las reparaciones.

¿Qué problemas detecta en este sector en el que trabajan y, en su opinión, qué medidas se tendrían que tomar para solucionarlos?

El problema fundamental es el de los servicios de reparación ilegales, es decir, aquellos servicios de reparación que funcionan en la clandestinidad y que en el mejor de los casos realizan reparaciones defectuosas, y en el peor engañan al usuario cobrándole tarifas desorbitadas por trabajos no realizados o manipulaciones sobre el electrodoméstico, que directamente eliminan cualquier posibilidad de reparación posterior. Hay dos aspectos que deben servir para mejorar la situación actual: la información al usuario, y el control y sanciones de las autoridades. La información al usuario es clave, dado que los servicios ilegales suelen confundir dando la sensación de ser oficiales sin serlo.

Si quieres leer la entrevista completa haz clic aquí.

Marrón y Blanco es la publicación profesional del sector de los electrodomésticos, la electrónica de consumo y las nuevas tecnologías. Desde su nacimiento en 1973, lo que la convierte en una de las revistas decanas del sector, es un referente para todos los profesionales del canal electro.