El ecommerce amenaza al comercio físico en Estados Unidos

El ecommerce amenaza al comercio físico en Estados Unidos

Algunas fuentes del sector immobiliario se afanan en establecer diferencias con la realidad española. Así, Cristina Pérez de Zabalza, directora del departamento de Comercio de Cushman&Wakefield, y cuyo testimonio se incluye en el artículo, sostiene que la idiosincrasia comercial norteamericana es muy diferente a la de España. “Allí hay muchísimos más centros, de estilos muy diferentes y a unas distancias de los compradores que aquí son impensables”, señala.

La solución pasa por la evolución. Según la experta, un aspecto clave es el uso de los centros comerciales como punto de recogida y de gestión de las devoluciones. “Las marcas nos piden más espacio de almacén, donde tener los pedidos a la espera de ser recogidos. Y también cambiar la configuración de las tiendas, porque muchos de los que van a recoger o a devolver compran otras cosas en la tienda física”, revela.

Y explica que en Estados Unidos, los centros están emprendiendo estos cambios, transformando sus zonas de aparcamiento en áreas para la recogida, y abriendo puertas traseras y muelles de carga para furgonetas.

Javier Hortelano de la Lastra, presidente de la Asociación Española de Centros Comerciales y otra de las voces que cita el artículo, apela a la omnicanalidad: “Ningún comercio puede permitirse ahora no tener las dos patas, buenas tiendas físicas y ventas online. El comercio actual es multicanal y las tiendas físicas son el espacio ideal de interacción entre el cliente y la marca: son su escaparate, le permiten conocer más a su cliente, enviarle una comunicación dirigida y crearle una experiencia de compra”.